Posteado por: lamezclaonline | abril 1, 2010

¡Adios Pau!

El ha­llaz­go de la ni­ña Pau­let­te Ge­ba­ra Fa­rah, quien es­ta­ba muer­ta en su re­cá­ma­ra, de­sa­tó una se­rie de emo­cio­nes en la po­bla­ción me­xi­ca­na, que en­tre otras ma­ni­fes­ta­cio­nes se vol­có a las re­des so­cia­les pa­ra re­pu­diar el cri­men y exi­gir jus­ti­cia.

Por otro la­do, ve­ci­nos, ami­gos y has­ta des­co­no­ci­dos acu­die­ron a la ca­sa de la me­nor pa­ra de­jar flo­res y re­ca­dos de amor a la me­nor.

Es­te ca­so que de­sa­tó una de las bús­que­das más in­ten­sas de un ex­tra­via­do en los úl­ti­mos tiem­pos, co­bró un nue­vo gi­ro al ser arrai­ga­da la ma­dre, el pa­dre y dos em­plea­das do­més­ti­cas.

Peor cuan­do la ma­dru­ga­da de ayer se co­no­ció que la Pro­cu­ra­du­ría Ge­ne­ral de Jus­ti­cia del Es­ta­do de Mé­xi­co (PG­JEM) ha­bía en­con­tra­do el cuer­po ba­jo el col­chón de la ca­ma, don­de in­clu­so dur­mie­ron sus fa­mi­lia­res es­tos días.

De ahí que des­de tem­pra­na ho­ra los “twit­te­ros” y vi­si­tan­tes a Fa­ce­book em­pe­za­ron a opi­nar al res­pec­to, pa­ra lo cual abrie­ron tres te­mas: uno, la ni­ña en sí mis­ma, que de­ja ira en la po­bla­ción que aho­ra exi­ge jus­ti­cia; otro, del Pro­cu­ra­dor, pa­ra quien los in­sul­tos es­tu­vie­ron a la or­den del día, y otro te­ma más pa­ra la PG­JEM, de quien re­pro­du­je­ron la in­for­ma­ción ofi­cial.

En el pri­mer te­ma re­la­cio­na­do con la ni­ña Pau­let­te Ge­ba­ra Fa­rah, las ex­pre­sio­nes ini­cia­ron con la no­ti­cia que cim­bró a la so­cie­dad me­xi­ca­na so­bre el ha­llaz­go en es­ta ca­sa, des­de don­de la ma­dre de la me­nor pi­dió la en­tre­ga de su hi­ja y di­jo sen­tir do­lor de no te­ner­la.

Es­ta ac­ti­tud fue to­ma­da por los “twit­te­ros” co­mo un ho­rror, por lo que in­clu­so hu­bo quien sos­tu­vo “qué ho­rror lo que le pa­só a Pau­let­te Ge­ba­ra, ¿y esas son las fa­mi­lias he­te­ro­se­xua­les mo­de­lo? No ma­men”.

Así se su­ce­die­ron las ex­pre­sio­nes du­ran­te el día en que la po­bla­ción ha­bló del do­lor por es­ta muer­te, aun­que no fal­tó quien ase­gu­ró que se tra­ta só­lo de un ac­to de dis­trac­ción po­lí­ti­ca.

Cla­ro, fue­ron los me­nos, el res­to pi­dió cas­ti­go pa­ra los cul­pa­bles del ho­mi­ci­dio y com­par­tió su in­dig­na­ción por la to­ma­da de pe­lo que es­ta fa­mi­lia hi­zo con la po­bla­ción, que al sa­ber de la de­sa­pa­ri­ción se su­mó a la bús­que­da reen­vian­do co­rreos, co­lo­can­do la fo­to de la ni­ña en por­ta­les y re­zan­do por­que vol­vie­ra vi­va.

Cas­ti­go, fue una de las pa­la­bras que más se le­yó ayer en Twit­ter, don­de hom­bres y mu­je­res por igual re­pu­dia­ron es­te atroz cri­men, al tiem­po que pi­die­ron cas­ti­go pa­ra la ma­dre, cu­ya si­tua­ción ju­rí­di­ca ha cam­bia­do.

“Qué po­ca de los pa­dres, prin­ci­pal­men­te de la ma­dre, que fue ca­paz de fin­gir preo­cu­pa­ción y ha­cer to­do el tea­tro pi­dien­do que le re­gre­sa­ran a su hi­ja… Al me­nos se hu­bie­ran lle­va­do le­jos el ca­dá­ver pa­ra ocul­tar­lo”, fue una de las fra­ses que se le­yó en Fa­ce­book.

Y aun­que las no­ti­cias apun­ta­ban des­de días an­tes a la pro­ba­ble res­pon­sa­bi­li­dad de la ma­dre, aún hu­bo quien es­cri­bió: “¿se­rá que Pau­let­te Ge­ba­ra en ver­dad de­sa­pa­re­ció sin que na­die de la fa­mi­lia tu­vie­ra na­da que ver?”.

En su con­fe­ren­cia, el Pro­cu­ra­dor me­xi­quen­se, Al­ber­to Baz­baz, aún por la tar­de bus­ca ma­ti­zar el ca­so, al de­cir que só­lo la ne­crop­sia re­ve­la­rá la me­cá­ni­ca víc­ti­ma-vic­ti­ma­rio, pe­ro es­to no fue su­fi­cien­te pa­ra que las opi­nio­nes so­cia­les fue­ran tan con­tun­den­tes co­mo: “Pau­let­te Ge­ba­ra. Ase­si­na­da por sus pa­dres”.

Y cla­ro, co­mo en to­dos los ca­sos otros bus­ca­ron cul­pa­bles fue­ra del cír­cu­lo fa­mi­liar, al de­cir que Te­le­vi­sa or­ques­tó la co­lo­ca­ción de anun­cios e in­clu­so re­la­cio­nar al pa­dre de la me­nor con fun­cio­na­rios, al in­di­car: “¿y no han sa­ca­do que los pa­pás de Pau­let­te Ge­ba­ra sean pa­rien­tes, ami­gos, com­pa­dres o so­cios de al­gún po­lí­ti­co?”, da­da la di­fu­sión que se dio al ca­so.

Tam­po­co fal­tó quien mi­ni­mi­zó el ca­so: “va­mos, twit­te­ros, no se es­pan­ten, es Mé­xi­co, la ne­na pa­só a me­jor vi­da”.

Al Pro­cu­ra­dor Al­ber­to Baz­baz los asi­duos usua­rios de las re­des so­cia­les no se le fue­ron a la yu­gu­lar, pe­ro sí hi­cie­ron mo­fa de él, al ex­pre­sar fra­ses co­mo: “Al­ber­to Baz­baz, só­lo le fal­tó de­cir ‘cá­lle­se, no me in­te­rrum­pa'”, o bien, re­to­ma­ron al­gu­na de sus ex­pre­sio­nes du­ran­te la con­fe­ren­cia pa­ra es­cri­bir: “‘al­gu­nos mo­men­tos pre­vios a la muer­te, se en­con­tra­ba con vi­da’: Al­ber­to Baz­baz, bien, qué pers­pi­caz”.

An­to­nio de Mar­ce­lo

Fuente La Prensa//

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: